PEÑÍSCOLA ES NATURALEZA, PLAYAS, CULTURA, TRADICIÓN, GASTRONOMÍA, FIESTA, DESCANSO...

En PEÑÍSCOLA podrás disfrutar de sol, arena y mar. Casi 7 km de las mejores playas del Mediterráneo. Playas de aguas cristalinas y arena fina e impresionantes calas vírgenes.


3ª- pg. buenos productos

  EL PLACER DE SABER COMER













Peñíscola es Azul, mar, redes, barcas, sal…una localidad con tradición marinera. Un modo de vida y unas costumbres entorno al mar de templadas aguas que la rodea.




Los fresquísimos productos y las delicias que le ofrece la mar son el fundamento de su sabiduría culinaria



all i pevre de sepia

La pesca artesanal y el conocimiento profundo que los marineros peñíscolanos tienen de los pescados y mariscos que ofrecen sus costas son la esencia de su gastronomía marinera.
caragol punxenc

Añadir leyenda

pulpo con patatas y all i oli


Un legado de comidas que preparan en sus barcas, fáciles, rápidas de cocinar porque están faenando, les falta tiempo y que luego comen todos de un mismo plato.

Como ilustra el dicho popular

"...lo peix a qui s'el mereix..." (algo
así como "...el pescado sólo debe
darse a quien lo merece..."

arroz meloso con cigalas y ortigas








Doradas, salmonetes, langostinos, boquerones, rapes, calamares, lubinas, cigalas, langostas, dentones, lenguados… llegan a la lonja todos los días





                                             Con las que cocinar delicias para festejar el paladar. All i pebre, suquet, polp en all i oli, Aros a banda, sardina en ceba, arros caldos en galeres, atún en tomata y ceba, sardina escabetxa, fideus arrosejats….




"Padre mar, ya sabemos cómo te llamas, todas
las gaviotas reparten tu nombre en las arenas:
ahora, pórtate bien, no sacudas tus crines,
no rompas contra el cielo tu bella dentadura,
déjate por un rato de gloriosas historias.

Abre tu caja verde y déjanos a todos en las manos tu regalo de plata,
danos a cada hombre, a cada mujer y a cada niño,
un pez grande o pequeño cada día.

No lo guardes, avaro,

corriendo frío como relámpago mojado

debajo de tus olas.


Ven, ahora, ábrete y déjalo cerca de nuestras manos,
ayúdanos, a terminar un día la pobreza terrestre.

Aquí en cada casa lo queremos
y aunque sea de plata, de cristal o de luna,
nació para las pobres cocinas de la tierra.

Sal por todas las calles del mundo
a repartir pescado y entonces grita, grita
para que te oigan todos y digan:

“Ahí viene el viejo mar repartiendo pescado”.
Y por las calles y los bosques
sonreirán los hombres
y la tierra con sonrisa marina." (Pablo Neruda)



                                                  
UN REGALO PARA LOS SENTIDOS



    Peñíscola no solo es mar no solo es azul es también verde,  color tierra, sembrados, árboles, cultivos.




Escalibada
Es una tierra rica en productos naturales, buenos productos que son un regalo para los sentidos.

Conejo con Sanfaina

Verduras, hortalizas y frutas nutren la gran variedad
de guisos tradicionales de su cocina.


Olleta Barrejada
Con cebollas, acelgas, judías tiernas, zanahorias, espinacas, habas, pimientos, alcachofas, berenjenas, cardos, calabazas, coles y nabos, guisantes, pepinos...se pueden hacer mil y un platos para los paladares mas exigentes..

Guiso de Calamares con Guisantes
Empedrat de alcachofas y Bacalao

Recetas sencillas aderezadas con aceite de oliva, con el uso tímido, sutil de hierbas finas para resaltar el aroma.

Coca de Hortalizas con Sardinas

  Tomillo, romero, salvia, espliego, hinojo, melisa, laurel...








Garbanzos con ajos tiernos y Espinacas
















Frutas según la época del año. Cítricas en invierno, limones, naranjas, mandarinas y dulces en verano, cerezas, higos, granadas, ciruelas, albaricoques, melones, sandías, caquis…con las que percibir un abanico amplio de sabores.



Coca de Sant Joan

Productos que son la base de una cocina tradicional que busca siempre los aromas y sabores naturales, con un saber heredado de muchas culturas.


Panellets


Pastisets de Calabaza.

Pan de Higos con Almendras.




Su delicada gastronomía es un pequeño tesoro que hay que valorar y cuidar para que sus deliciosas recetas no se pierdan en el olvido.





“La alcachofa de tierno corazón se vistió de guerrero,
erecta, construyó una pequeña cúpula, y la dulce alcachofa allí en el huerto,
vestida de guerrero, bruñida como una granada,
orgullosa, se mantiene impermeable bajo sus escamas.

Pero entonces viene María con su cesto escoge una alcachofa, no le teme,
la examina, la observa contra la luz como si fuera un huevo,

la compra, entrando a la cocina la sumerge en la olla escama por escama,
desviste la delicia y come la pacifica pasta de su corazón verde.”

(Pablo Neruda)